Friday, October 26, 2007

Valiente

El famoso vídeo del hijo de puta que le pega a una chica ecuatoriana no para de salir en la tele. El gilipollas éste está hasta en la sopa y claro, me imagino charlando con los colegas más feliz que Pocholo con un gramo de perico. Un héroe. Un ejemplo. A ver cuánto tarda en salir el segundo. Los medios de comunicación son unos cracks generando imbéciles e hijos de puta.
El caso es que del vídeo en cuestión no se ha hablado del chico del ángulo inferior. Es testigo directo de la agresión, le queda a dos metros. Lo ve, intenta mirar hacia otro lado pero no puede evitar seguir mirando. Mirando. No hace nada. Muchos habrán juzgado su comportamiento. El que pensara que se tuvo que levantar está en su derecho, pero le puede pasar como al otro chico que socorrió a una mujer a la que su marido estaba pegando una paliza en la calle y terminó con la cabeza abierta.
Yo prefiero no juzgarle. Hay que estar ahí. Y lo digo de buena tinta.

1 Comments:

Anonymous Yolanda said...

Como casi siempre, completamente de acuerdo contigo, el testigo en cuestión era argentino, seguramente el subnormal este le hubiera partido la cara si se hubiera metido; el miedo es libre y a veces es mejor estarse quieto y si no mira el chico de Valencia.

1:54 AM  

Post a Comment

<< Home